LA TENDENCIA MARINERA EN LOS VESTIDOS DE COMUNIÓN

Hace ya un tiempo, y os hablo de junio de 2016, mi querida BEBYBO me envió las fotos de la Primera Comunión de su hija -alguna ya publiqué por aquel entonces en Instagram- y me contaba las vueltas que habían dado para encontrar el vestido perfecto para Clara. Yo os lo puedo contar pero no haría otra cosa que repetir las palabras de Beby:

Clara es una niña con las ideas muy claras, le gusta la ropa e ir guapa pero no es para nada princesa, por eso el modelito fue tarea difícil. No no tengo ni idea de donde le vino la idea, quería ir de marinero, pero con vestido.

Nos miramos todos los posibles modelos y vestidos que vimos por la red, incluso llegamos al de una hermana de marinerita que iba a juego con su hermano, del que habías hecho un reportaje.

Le enseñe otros modelos cortos, pero ninguno le gustaba, quería ir sencilla, sin mucho volante. Le probé el vestido de su hermana, le gustaba, pero no era lo que quería. Hasta que llegamos a la camisola de niño de BELLE CHIARA, y entonces lo tuvo claro, quiero esto en vestido:

Realmente después de ver tantos vestidos, al final la idea me fue gustando cada vez mas. Me puse en contacto con Julia, de BELLE CHIARA, que es un amor, y todo fueron facilidades. Le expliqué un poco la idea, lo que quería y enseguida me dijo que fenomenal.

Clara quería una corona de flores bien grande pero realmente yo no veía que le encajase, aunque también quería que tuviese un toque algo femenino. Me fui a ver a SONSOLES CORREDOIRA, le conté un poco la idea y decidimos entre las dos que sería mejor una diadema en vez de una corona y que la llenaríamos de flores de tul.

Hasta que no tuve el vestido, una semana antes de la fecha no sabía que ponerle en los pies, pero finalmente me decidí por unas bailarinas color bronce que compré en una tienda de aquí de Coruña, CALZANDO A VALERIA pero también me llevé unas alpargatas, por si las moscas… Y efectivamente, en el último momento dijo que mejor las alpargatas.

¡Ah!, se me olvidaba decirte que al final mi madre le hizo una enagua para darle un poco de volumen al vestido”.

De la Primera Comunión de Clara os podría contar muchas otras cosas bonitas: fue en Cabañas, el pueblo donde veranea la familia; fue la propia Clara quien pidió al capellán del cole si quería celebrar su comunión y éste aceptó encantado, fueron todas las amigas del colegio que se encargaron de cantar las canciones de siempre; jugaron al futbolín, corrieron por la playa… y, como me cuenta Beby, les ha quedado un precioso recuerdo de aquel día.

Pero os enseño ya a Clara y su vestido que es de lo que he venido a hablar hoy:

El vestido me encanta pero lo que más mes gusta es que se nota que era el vestido perfecto para Clara. ¡Ah! Y me rechifla la medalla prendida en el pecho con imperdible de los de toda la vida. ¡Enhorabuena Beby!

Y ahora os hablo de Amalia que hizo la Primera Comunión en la Escuela Naval de Marín donde su padre estaba destinado en Mayo de 2018. Amalia, por lo que me cuenta su madre, también es una niña “poco princesa” y no tenía nada claro como quería su vestido hasta que su padre sugirió -muy bien sugerido en mi modesta opinión- por qué no hacer un vestido marinero. Y dicho y hecho, el padre aportó la idea y Amalia y, sobre todo su madre MARTA BESADA, que es una gran artista, se pusieron manos a la obra.

Me cuenta Marta que “el vestido lo hizo una modista de Pontevedra, Mari Carmen. En seguida cogió la idea que tenía del corte, volumen y el pañuelo marinero que se hizo tal cual son los del uniforme. Amalia me dejó muy claro que no quería ser una princesa ese día y que necesitaba estar cómoda. Por eso también solo llevaba una trenza con un pequeño lazo en el pelo y el corte del vestido le permitiría correr sin problemas.

En el fondo quería plasmar la idea de que las niñas también pueden ir de marinero de una manera sencilla, limpia y con algún guiño como la puntilla de la manga.

El diseño del vestido fue un proceso muy divertido del que Amalia disfrutó muchísimo”.

Cuando vi las fotos de Amalia con su vestido no me pudieron gustar más. Es verdad, como dice Marta, que las fotos no son las mejores del mundo, pero merece tanto la pena ver lo guapísima que es Amalia y lo fantástico que es el vestido que ya en su día os enseñé algo en redes sociales y ahora lo hago aquí.

Como podéis ver el vestido de Amalia es largo y tiene detalles muy femeninos como la pequeña puntilla en la manga. El calzado son unas manoletinas marino que me parecen idóneas para este vestido lo mismo que el peinado y la Cruz de madera.

Y como si mis lectoras -Beby y Marta- marcaran tendencia, os voy a enseñar ahora las propuestas marineras de tres firmas -de sobra conocidas por nosotras- y que han diseñado tres versiones de vestidos marineros de Primera Comunión tan ideales que no sabría con cual quedarme, la verdad…

La temporada pasada NAVASCUÉS lanzaba su propuesta maravillosa, hiper-femenina, super-elegante y llena de pequeños detalles que hacen que el vestido sea fantástico.

También el año pasado TERESA Y LETICIA lazaban su propuesta elegante y sencilla como suelen ser todas sus creaciones:

Y este año, PETRITAS, ha hecho su interpretación sencilla, femenina y rosa del vestido marinero que ha quedado así de ideal:

No a todo el mundo le tienen que gustar los vestidos de comunión marineros para niña pero para aquellas a las que os guste la idea, no me digáis que no hay ya variedad de opciones…

Espero que os haya gustado este post, que os haya sido útil si andáis ya con preparativos y, sobre todo, espero que nos veamos en el próximo post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad