LA COMUNIÓN DE ALAZNE

Hace ya unas semanas que Itziar, la madre de Alazne, me envió las fotos de la Primera Comunión de su hija. Una comunión que organizó con muchísima ilusión y con mucha incertidumbre a la vez: cancelación de la primera fecha, medidas de seguridad nuevas en el restaurante, limitación de aforo en la iglesia… En fin, nada que las que habéis celebrado primeras comuniones este año no sepáis.

A pesar de todo Itziar “puso toda la carne en el asador” para preparar una celebración llena de sorpresas y es que Alazne quiso que todo fuera sorpresa: “mamá, nadie mejor que tú conoce mis gustos y lo vas a hacer muy bien”.

La Primera Comunión se celebró finalmente, y con buen tiempo, el 27 de septiembre en la iglesia de San Pedro Apóstol de Las Carreras en Vizcaya.

Alazne, como el resto de sus amigos del colegio, tomó la Primera Comunión con el clásico habito -o túnica-:

El vestido que llevó después lo escogió ella. Me cuenta Itziar que es lo único que decidió Alazne, tenía claro que quería un vestido romántico y es lo que tuvo:

El tocado, como tantas otras cosas que luego os voy a enseñar, lo hizo Itziar:

Y, como calzado, optaron por unos zapatos rosas de PASITROTE a juego con el tocado y el gran lazo de tul del vestido:

Así de guapa estaba Alazne:

A Alazne y sus hermanos les gustan mucho los perfumes así que, este día, la colonia elegida también tenía su importancia. Optaron por Eau de Toilette de BONPOINT:

Tras la ceremonia, Alazne y sus invitados disfrutaron de una estupenda comida en el restaurante ENEKO WEP. Me cuenta Itziar que “el trato fue inmejorable, un diez, no me pusieron pegas a nada y me ayudaron en todo lo que necesité. De la decoración me encargué yo y Montse, la coordinadora de eventos del restaurante, me ayudó con la organización”.

“En la mesa no podía faltar su color favorito, el rosa: las copas sidari darían un pequeño toque de color; los centros de mesa son ramos de COLVIN que yo misma puse en una base y añadí un plumero para darle un toque más otoñal,; unos bajo platos de mimbre y;  para los meseros opté por los nombre de madera de DE SUIN CREACIONES“.

“Preparé un puesto de limonada con un carrito vintage de mis aitites -abuelos-, unos limones y una jarra”.  

“Quería que los niños lo pasaran genial y puse un stand de tatuajes. Se suponía que era para los niños pero de allí salimos todos tatuados”.

“En otra mesa puse un libro firmas de ARNAGA PAPELERÍA para que Alazne tenga un recuerdo especial de su familia. En una escalera contigua pusimos fotos antiguas del día de la comunión de todos los invitados. Fue un momento muy gracioso como se reconocían las tías, tíos… y también muy emotivo ya que Alazne le escribió una dedicatoria a su abuelo fallecido recientemente: nunca se van del alma quienes hicieron magia en nuestra vida. Tu siempre estarás en mi corazón aitite”.

“El candy bar lo montamos sobre un carro de madera decorado con paniculata y gerberas blancas. Lo llenamos con gominolas, palmeras de chocolate y coco, bollitos de mantequilla -muy de Bilbao- y unos paquetes de palomitas. Tengo que decir que no sobro nada”.

Si os fijáis bien en las fotos, y esto os lo cuento yo, también hubo un tipi con una cesta al lado llena de dibujos para colorear. Alazne, su hermano y sus primos disfrutaron muchísimo en ella.

“Y no podía faltar el photocall, con sombreros, caretas, gafas… Fue muy divertido”

“Los recordatorios los encargue en COTTON BIRD. Los decoré con paniculata teñida de rosa y un cordón rosa y dorado”.

Los detalles para los invitados fueron unos botecitos de miel personalizados hechos por mí. Nunca había cosido letras pero un par de tutoriales y listo. También regalamos unas bolsas de tela, quería algo practico y cuando las vi me encantó la idea: era algo útil y respetuoso con el medio ambiente.

“A los más peques les regalamos unas pulseras personalizadas que metimos en unas bolsas. Las dos cosas las hice yo”. 

“También les dimos unos lapiceros y unas libretas con el nombre de cada uno y unas estrellas pintados en su color favorito. Los nombres de los lapiceros los encargué a DE SUIN CREACIONES y yo me encargué de pintarlos”.

“La fotógrafa fue Esther, de ESEL FOTOGRAFÍA, que lleva sacándonos fotos desde que nació Alazne y es un placer contar con ella en todos los momentos especiales.

Y es que yo quise que este fuese un día muy especial para ella y para toda la familia. Que no faltase ningún detalle y que todo fuera muy especial como lo es la protagonista de esta historia: una niña dulce, cariñosa y muy sensible”.

Estoy segura Itziar de que lo conseguiste y te quiero dar las gracias por haber compartido conmigo y las lectoras de La Comunión de María todas estas fotos y estos recuerdos. Pero, ante todo, te quiero pedir perdón por todo lo que has tenido que esperar para ver este post publicado. Sé que lo has comprendido y te lo agradezco.

Y a todas las que habéis llegado hasta aquí, lo de siempre, mil gracias por leerme y nos vemos en el próximo post.

1 Comment

  • Fue un año raro de comuniones pero al final lo que cuenta es que se pudieron realizar y obtener estos recuerdos tan bonitos.
    Un reportaje muy completo, por supuesto la niña y su vestido lo mas importante.
    Además, nos muestran todos los detalles hasta el mas pequeño, muy interesante para muchas madres que preparan su comunión este año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  Acepto la política de privacidad